... Before sunrise (1995)


ANTES DEL AMANECER
de Richard Linklater, con Ethan Hawke y Julie Delpy.
http://www.imdb.com/title/tt0112471/
-En mi dvd, comprado.
-La vería de nuevo, muchas veces más... como ya viene ocurriendo.

De nuevo! Sí, pensarán que estoy loca, pero estas películas (Antes del amanecer y Antes del atardecer) me pueden. Me gusta todo de ellas, sin un detalle como excepción, y esta vez disfruté en particular (un poco masoquistamente) esos planos finales que recorren los escenarios vacíos en que transcurrieron (redundemos) las escenas del film. Recurso que luego se repite y revierte, de forma -diría- casi optimista, en la segunda parte, donde se presentan primero los escenarios en que más tarde se desarrollará la acción. Un sentido y precioso guiño.


Pero lo que quería comentar aquí es otra cosa. Mi pregunta con esta revisión de la primera parte, y con relación a su continuación, es la siguiente, y agárrense: ¿Es la vida, en general y para cada uno de nosotros, todo lo que ocurre entre -y no durante- ambas "películas" (o eventos significativos de nuestras vidas)?, es decir, cuando crecemos, trabajamos, somos, aprendemos y sufrimos, ¿o lo que hace fundamentalmente a una vida son precisamente esos eventos (bellamente narrados en ambos filmes) en que casi dejamos de ser?, a saber, esas rupturas, revelaciones o nacimientos, y en algún sentido, el arte.
Creo que eso plantea una verdadera dicotomía en cuanto al modo en que se percibe la propia vida, aunque no estoy segura de su exclusión mutua, ni tampoco de que sea una pregunta propia de la película; pero si a alguien se le ocurre alguna respuesta, me dice, que para eso tenemos los comentarios.

5 comentarios:

  1. ¡Bien pensado cuando dices que "no estas segura de su exclusión mutua"! Quiero creer que estamos vivos también cuando "crecemos, trabajamos, somos, aprendemos y sufrimos", claro que durante esa cotidianeidad parecemos menos conscientes de nuestra existencia... las rupturas nos despiertan del ensimismamiento y nos devuelven la verdadera dimensión de la existencia.

    ResponderEliminar
  2. Claro, eso pensaba! :)
    En estas películas, como para volver a la cuestión cinéfila, me pasa que me gusta tanto esos días especiales en que se extienden ambos films, como esas vidas de los protagonistas que uno no ve y que ellos relatan, en que pareciera que realmente son lo que son y que les resultan imprescindibles para llegar a esos eventos afortunados.

    ResponderEliminar
  3. La felicidad son momentos y por ende no es una constante, lo que no quiere decir que todos los otros ratos eres un depresivo, pero el asunto es el camino y lo que se hace (si es que se hace) para llegar a ellos. Si calamos mas fino es el deseo cuestión principal, sin embargo lo que nos limíta es que al otro lado (en cualquier cosa que queramos) existe una subjetividad libre que perfectamente nos puede decir "no", eso es lo que nos pone trabas y nos inhibe gravemente ya que hay un riesgo grande que correr porque existe la posibilidad de quedarse sin nada.
    Uno es por desear, por eso no dejar de hacerlo ni de intentarlo.

    ResponderEliminar
  4. las dos películas de Linklater son buenazas. Es que la vida es eso diálogos.

    ResponderEliminar