... Las viudas de los jueves (2009)


LAS VIUDAS DE LOS JUEVES

de Marcelo Piñeyro, basada en la novela de Claudia Piñeiro; con Ernesto Alterio, Leonardo Sbaraglia, Pablo Echarri, Ana Celentano, Gloria Carrá, Juan Diego Botto, Gabriela Toscano y Juana Viale.
http://www.imdb.com/title/tt1386741/
-En Hoyts del Patio Olmos
-La vería de nuevo.

Esta película se merecería tal vez un mejor comentario de mi parte, pero no quería dejar pasar más tiempo después de haberla visto, para contarles que merece toda la prensa que está teniendo.
No me imagino cómo habrá sido la novela original, pero el trabajo de adaptación del guión a cargo de Marcelo Figueras es impecable, y aunque puede hacerse demasiado pastosa cerca de la mitad, tiene un ritmo muy propio y eficaz. En particular, el trabajo de Leonardo Sbaraglia es genial. Comentábamos con mi hermana que el resto del elenco se nota elegido acorde a su personaje, donde se explotan perfectamente las características del actor para el papel que le toca (Echarri pedante, Celentano depresiva, etc.), pero ahí es donde Sbaraglia resalta porque hace algo muy distinto a sí mismo o a otros roles suyos, y se roba la película.
Leí por ahí algunas críticas sobre que Las viudas... es un tanto banal y no tiene nada de nuevo, y aunque en parte sea cierto, sin embargo es un trabajo muy cuidado y exitoso el que emprende de retratar a este grupo de personas (ricachones en un country) en este conflicto particular interno y externo (está ambientada en diciembre de 2001), armada de una sutileza no tan común en el cine argentino. En esa sutileza me hizo a acordar a otra película argentina, Encarnación, quizás por esa mezcla de todo lo patético entre el glamour, y por desmenuzar a personajes decadentes sin escracharlos. En fin, hay que verla.

El espectador: Hablando de ver, parte 2


Retomando las reflexiones de Nabokov, y aunque él se refiere aquí al lector, su clasificación de este último es directamente aplicable al espectador de cine, y quería contárselas por lo acertada que me resulta:

"...Según la clasificación de Nabokov, en primer lugar está el tipo de imaginación que se apoya en emociones sencillas de tipo personal: puede que este lector sienta con gran intensidad la situación narrada en el libro porque le recuerda a situaciones vividas por él mismo o por personas que conoce; puede que aprecie el libro porque evoca un país, un paisaje, una época o un modo de vivir que recuerda con nostalgia como parte de su propio pasado. O bien -y esto es lo peor que, de acuerdo con las enseñanzas de Nabokov, puede hacer el lector- se identifica lisa y llanamente con alguno de los personajes. A esta identificación emocional cruda la considera Nabokov el tipo más elemental de imaginación lectora, una motivación de grado infantil en el que el corazón o la emoción predominan sobre el resto de los otros elementos.
(...) El siguiente estadio o tipo de imaginación del lector -no por ello necesariamente más elevado que el anterior- es el que se concentra en la especulación abstracta relacionada con alguna especie de saber, ya sea existencial o intelectual. Ésta puede ser, básicamente, de dos clases: la primera, el intento de descubrir en la obra literaria enseñanzas y valores útiles o edificantes para la vida (...); la segunda, la tendencia a establecer generalizaciones de cualquier tipo, en las que la sustancia de la obra se convierte en una simple demostración de alguna idea o teoría. Estas dos formas de imaginación lectora -la expectativa adolescente de aprender a vivir y la expectativa académica de obtener una victoria teórica- tienen en común el predominio de la mente racional, que filtra y opaca la experiencia de la lectura, sobre la emoción y la intuición.
(...) Por último, está el tipo de imaginación que Nabokov considera más adecuada, y que corresponde al lector creador. En lugar de identificarse con los personajes u otros aspectos emocionales del libro, éste debe tratar de dilucidar el mundo específico que el autor pone a su disposición. (...) Tiene que establecerse -sostiene Nabokov- un equilibrio armonioso y artístico entre la mente de los lectores y la del autor. Debemos mantenernos un poco distantes y gozar de este distanciamiento a la vez que gozamos intensamente -apasionadamente, con lágrimas y estremecimientos- de la textura interna de una determinada obra maestra..." *


Algo así como entregarse por completo a lo desconocido, pero con conciencia de esa entrega. No procurar identificaciones que remitan a lo seguro de lo conocido, no analizar la estructura en busca de mensajes encriptados para obtener algo de ella, sino incorporarse concientemente a esa estructura y participar así completamente de la experiencia artística.

* Vladimir Nabokov y las lecciones de literatura, de Ariel Dilon.

Hablando de ver


Dice Nabokov en sus lecciones de literatura:

"Debemos tener siempre presente que la obra de arte es, invariablemente, la creación de un mundo nuevo, de manera que la primera tarea consiste en estudiar ese mundo nuevo con la mayor atención, abordándolo como algo absolutamente desconocido, sin conexión evidente con los mundos que ya conocemos".

Aunque este espacio se consagre a elaboraciones posteriores sobre cine, y a veces yo critique y halague, recomiende o señale desde detalles particulares hasta generalidades ridículas sobre el significado de una película, la verdad es otra.
Quería aclarar eso, rescatarlo: me gusta promover el cine, me divierte comentarlo, pero sobre todas las cosas lo disfruto en sí mismo. El arte tiene su verdad propia, reinventada cada vez por quien lo experimenta: nada importan mis opiniones, la de los críticos, el bagaje de nombres o historial de ninguna película, hay que verla siempre con ojos nuevos, bien abiertos y entregados.

... Trelew (2004)


TRELEW, la fuga que fue masacre
de Mariana Arruti.
http://www.imdb.com/title/tt0364080/
-En una proyección de la universidad.
-La vería de nuevo, tal vez, por ciertos detalles históricos.

Trelew es un documental argentino muy bien hecho sobre la masacre que tuvo lugar en un intento de fuga de "presos políticos" (Santucho y cía.) de la aisladísima cárcel situada en esa ciudad, en tiempos de la dictadura militar de Lanusse.
Si bien rescato su ritmo, desarrollo, y todo lo que hace al armado técnico del documental, como tal carece de un enfoque guía que le dé mayor validez. Quiero decir, quien hace un documental sobre terrorismo de estado no puede simplemente presentarlo como un testimonio de algo que ocurrió, sin estructurarlo de modo que se entienda una postura, sin que se implique una elaboración posterior a los hechos que se relatan. Ese tipo de descripción por la descripción misma de las cosas se corresponde más a un canal de esos horribles tipo Discovery, que incluso sí suelen tener un pesado fondo político.
Si bien esa tibieza ideológica que transmite al verlo es ineludible, Trelew es bueno cinematográficamente hablando, como curiosidad histórica o policial, lo que tristemente puede devenir en película-pasatiempo sobre cualquier otra anécdota criminal. Y estoy segura de que el significado social y político de lo que en él se testimonia no se corresponde con un tipo de arte engendrado desde una postura aséptica o hacia un público imparcial, muchísimo menos con simple entretenimiento.

... Un coeur en hiver (1992)


UN CORAZÓN EN INVIERNO
de Claude Sautet; con Daniel Auteuil, Emmanuelle Béart, André Dussollier y Maurice Garrel.
http://www.imdb.com/title/tt0105682/
-Me la pasaron (¡gracias!)
-La vería de nuevo, tal vez, dentro de algún tiempo.

En las películas yanquis la neurosis se resuelve fácilmente, o al menos de forma rápida (dentro de las aproximadamente dos horas que duran las mismas): tanto los personajes como los espectadores entendemos sus vueltas, los conflictos están claros, y por suerte para el protagonista, puede resolverlos en sus minutos de vida cinematográfica.
Pero ojalá la realidad (y uno) se presentara tan clara como en el desarrollo de una película, para que cada cual entendiera su lugar en el mundo. Los franceses parecen saber que ésto no es así, porque siempre se encargan de plantear la conflictiva y dejarla toda desplegada sin preocuparse por solucionarle nada a nadie. Si bien -en mi opinión-, el cine no necesariamente debe ser un reflejo de la realidad (por ser arte y tener la libertad de tomar la forma-fondo que quiera), esta opción que suelen elegir los franceses es reconfortante y uno siente estar viendo películas hechas por y sobre seres humanos.
Siguiendo con la línea del género romántico que vengo viendo (un día de éstos alquilo Rápido y furioso 4 y corto la racha), Un coeur... es un ejemplo de lo recién contado; los personajes (y sus vínculos) están perfectamente creados como para ser personas reales, tridimensionales, gente que uno ha conocido o uno mismo, y aunque los diálogos no son muy reconocibles, todo es de este mundo. El corazón en invierno es el de Auteuil, que confirma no ser un actor genial, pero hacerse cargo respetablemente de los roles que le tocan. La depositaria de todas las miradas, como siempre, es la no tan bella como sugestiva Béart (de quien sí recuerdo haberme deslumbrado con su belleza cuando era chica -yo- en la encantadora El placer de estar contigo, del mismo director), una violinista que enamora a un par de luthiers. Aparece también dentro de un argumento secundario el instructor de estos luthiers (interpretado por el veterano Maurice Garrel, padre de Philippe, abuelo de Louis -somos casi familia-), en un rol paterno que supongo quiere acentuar la rivalidad entre ellos, y a mi parecer sirve muy bien para completar el mundo de los personajes.
Así sin muchas críticas para hacerle, me pareció una buena película, pequeña, simple y muy francesa, si esto último quiere decir algo.
Pero por muy a gusto que estemos, ya va siendo hora de dejar el romance, y creo estar necesitando un poco de tiros... ¿me le animo a Inglorious Basterds?.

... una peli en vacaciones


Hoy vi... se fue de paseo, pero eso no significó más que una ausencia un poquito más larga en sus reportes y una película muy tontita vista en vacaciones, a saber:

THE UGLY TRUTH (2009)
o "A verdade nua e crua", para los brasileros;
de Robert Luketic, con Gerard Butler y Katherine Heigl.
http://www.imdb.com/title/tt1142988/
- En Box Cinemas, João Pessoa.
- No la vería de nuevo, pero puede que ocurra (y gratis)... sería en la tele, un día en que esté aburrida, etc. etc.

Yo sabía en lo que me metía, así que no puedo ni quejarme ni culpar a nadie. Uno está con aires de playa y tiene ganas de reírse un rato, y por suerte esta peli tiene una o dos escenas en que sí me reí. ¿Qué más se le puede pedir? Nada, los productores de hollywood están decididos a repetir mil veces más la fórmula de la pareja despareja que se conoce, se atrae, inconvenientes, casi-acercamiento, gran conflicto, final feliz. Esta no es la excepción, pero como va en tono de comedia y Katherine Heigl es simpática, uno se lo toma con soda y ya está. Si me puedo quejar de algo (¿puedo?), Gerard Butler -además de que debería elegir mejor las películas que hace-, tiene ese conflicto con el acento en el que forzar el americano lo hace parecer peor actor de lo que es. Recuerdo haberlo visto por primera vez en la tierna Querido Frankie, perfecto para el rol por su rigidez y hablando mucho más natural (debe tener 2 o 3 líneas de diálogo, ja!) que en todos los bofes en que lo vi después (rescato como bofe sideral PD: Te amo). Pero claro, este hombre ahora debe estar ganando un poquito más y no le debe importar nada eso del type-casting (ahora hizo oootra romántica con la Aniston, de ésta última mejor ni hablar).
Pero no seamos sarcásticos ni nos la agarremos con el género romántico, que tan adorable puede ser: simplemente elijamos mejor nuestras opciones, de las cuales tiro a continuación una lista de algunas que me acuerdo me gustaron mucho, por si tienen ganas de ablandar su corazón.

- Antes del amanecer/atardecer (a que a ésas ya las sabían)
- Soñando despierto, de Michel Gondry, genial.
- Juegos de niños, original y llena de pasión, con la excelente pareja Canet-Cotillard.
- Lluvia, preciosa película argentina.
- Don Juan DeMarco, un clásico y favorita de mi madre.
- Reconstrucción de un amor, ya nombrada en este blog.

... y podemos seguirla en los comentarios, espero sus favoritas y yo agregaré otras que me acuerde. ¡Hasta pronto!