... Las viudas de los jueves (2009)


LAS VIUDAS DE LOS JUEVES

de Marcelo Piñeyro, basada en la novela de Claudia Piñeiro; con Ernesto Alterio, Leonardo Sbaraglia, Pablo Echarri, Ana Celentano, Gloria Carrá, Juan Diego Botto, Gabriela Toscano y Juana Viale.
http://www.imdb.com/title/tt1386741/
-En Hoyts del Patio Olmos
-La vería de nuevo.

Esta película se merecería tal vez un mejor comentario de mi parte, pero no quería dejar pasar más tiempo después de haberla visto, para contarles que merece toda la prensa que está teniendo.
No me imagino cómo habrá sido la novela original, pero el trabajo de adaptación del guión a cargo de Marcelo Figueras es impecable, y aunque puede hacerse demasiado pastosa cerca de la mitad, tiene un ritmo muy propio y eficaz. En particular, el trabajo de Leonardo Sbaraglia es genial. Comentábamos con mi hermana que el resto del elenco se nota elegido acorde a su personaje, donde se explotan perfectamente las características del actor para el papel que le toca (Echarri pedante, Celentano depresiva, etc.), pero ahí es donde Sbaraglia resalta porque hace algo muy distinto a sí mismo o a otros roles suyos, y se roba la película.
Leí por ahí algunas críticas sobre que Las viudas... es un tanto banal y no tiene nada de nuevo, y aunque en parte sea cierto, sin embargo es un trabajo muy cuidado y exitoso el que emprende de retratar a este grupo de personas (ricachones en un country) en este conflicto particular interno y externo (está ambientada en diciembre de 2001), armada de una sutileza no tan común en el cine argentino. En esa sutileza me hizo a acordar a otra película argentina, Encarnación, quizás por esa mezcla de todo lo patético entre el glamour, y por desmenuzar a personajes decadentes sin escracharlos. En fin, hay que verla.

1 comentario:

  1. Aclaro que no es que sepa que la Celentano sea depresiva, pero la he visto en otros lados y siempre pone esa cara medio sufriente, que debe ser suya. Por ejemplo, en "Sangre del Pacífico", de Boy Olmi, que no recomiendo para ver porque es sólo un ejercicio de snobismo por parte de este último.

    ResponderEliminar