... Un coeur en hiver (1992)


UN CORAZÓN EN INVIERNO
de Claude Sautet; con Daniel Auteuil, Emmanuelle Béart, André Dussollier y Maurice Garrel.
http://www.imdb.com/title/tt0105682/
-Me la pasaron (¡gracias!)
-La vería de nuevo, tal vez, dentro de algún tiempo.

En las películas yanquis la neurosis se resuelve fácilmente, o al menos de forma rápida (dentro de las aproximadamente dos horas que duran las mismas): tanto los personajes como los espectadores entendemos sus vueltas, los conflictos están claros, y por suerte para el protagonista, puede resolverlos en sus minutos de vida cinematográfica.
Pero ojalá la realidad (y uno) se presentara tan clara como en el desarrollo de una película, para que cada cual entendiera su lugar en el mundo. Los franceses parecen saber que ésto no es así, porque siempre se encargan de plantear la conflictiva y dejarla toda desplegada sin preocuparse por solucionarle nada a nadie. Si bien -en mi opinión-, el cine no necesariamente debe ser un reflejo de la realidad (por ser arte y tener la libertad de tomar la forma-fondo que quiera), esta opción que suelen elegir los franceses es reconfortante y uno siente estar viendo películas hechas por y sobre seres humanos.
Siguiendo con la línea del género romántico que vengo viendo (un día de éstos alquilo Rápido y furioso 4 y corto la racha), Un coeur... es un ejemplo de lo recién contado; los personajes (y sus vínculos) están perfectamente creados como para ser personas reales, tridimensionales, gente que uno ha conocido o uno mismo, y aunque los diálogos no son muy reconocibles, todo es de este mundo. El corazón en invierno es el de Auteuil, que confirma no ser un actor genial, pero hacerse cargo respetablemente de los roles que le tocan. La depositaria de todas las miradas, como siempre, es la no tan bella como sugestiva Béart (de quien sí recuerdo haberme deslumbrado con su belleza cuando era chica -yo- en la encantadora El placer de estar contigo, del mismo director), una violinista que enamora a un par de luthiers. Aparece también dentro de un argumento secundario el instructor de estos luthiers (interpretado por el veterano Maurice Garrel, padre de Philippe, abuelo de Louis -somos casi familia-), en un rol paterno que supongo quiere acentuar la rivalidad entre ellos, y a mi parecer sirve muy bien para completar el mundo de los personajes.
Así sin muchas críticas para hacerle, me pareció una buena película, pequeña, simple y muy francesa, si esto último quiere decir algo.
Pero por muy a gusto que estemos, ya va siendo hora de dejar el romance, y creo estar necesitando un poco de tiros... ¿me le animo a Inglorious Basterds?.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario