... dos películas francesas

A éstas dos películas muy familieras venía planeando verlas hace rato. La primera era para mí de esas cuya cajita uno siempre agarra en el videoclub, la mira un rato, la da vueltas y la vuelve a dejar (no sé por qué). Pero siempre tuve ganas de verla. Y la segunda me esquivó en el cine y fue una agradable sorpresa encontrarla para alquilar. Si bien ambas comparten la misma calificación (por ser una categoría amplia), son muy diferentes y una de ellas no me gustó mucho.


VIDAS ROBADAS (Voleur de vie, 1998)
de Yves Angelo; con Emmanuelle Béart, Sandrine Bonnaire y Vahina Giocante.
http://www.imdb.com/title/tt0153588/
-Alquilada en dvd;
-la vería de nuevo, con nuevos argumentos

Es la mejor de las dos, sin duda. Una peli algo viejita, oscura, pero buena.
Cuenta la historia de dos hermanas y la hija de una de ellas, viviendo en una casa que da la impresión de solitaria y aislada, fatalmente ubicada frente a un cementerio. Las actuaciones de las tres mujeres -y hasta de los actores secundarios- son tremendas y el guión, sin embargo, un poco simplón. Si uno la agarra con ganas de meterse en la historia y en esos parajes hostiles de la vida, resulta profunda y hasta conmovedora.



Pero de la austeridad de este primer film francés pasamos (diez años después) al desparpajo pseudo-vacío de:


EL PRIMER DIA DEL RESTO DE NUESTRAS VIDAS (Un conte de Noël, 2008)
de Arnaud Desplechin; con Catherine Deneuve, Mathieu Amalric y Chiara Mastroianni.
(nótese la creativa y poco feliz "traducción" del título)
http://www.imdb.com/title/tt0993789/
-Alquilada también.
-Sólo la vería de nuevo con buenos argumentos.

Yo sé que esta película ha sido laureada en todos lados y confieso que hasta la primera hora de su desarrollo venía dispuesta a sumarme a los elogios. Pero cuando tanto recurso afrancesado no desemboca en nada después de un rato, este "cuento de navidad" termina resultando frío, una pose de esa misma excentricidad francesa que tanto me gusta.
"El primer..." nos presenta una familia muy loca como todas, y esa primera hora que tanto disfruté se encarga de hacerlo con recursos deliciosos y actores impecables. Este conjunto de seres extraños -personajes buenísimos, a decir verdad- se encuentra en navidad, y la anticipación de tal reunión decae en un par de escenas que (excepto la de la charla de la madre con su hijo mayor en la hamaca del jardín) me parecieron carentes de emoción verdadera, snob, evocando un no-sé-qué que no estaba. Puede que yo me haya perdido algún sentido por detrás de lo meramente expreso, pero sé que aún en las formas no me convencía algo que, sin ser mal cine, se palpa sin fondo.

1 comentario:

  1. Sobre "El primer día del resto de nuestras vidas" coincido, coincido y coincido. Sólo que no la vería de nuevo por más argumentos que me dieran. ¡Felices Fiestas!!!!

    ResponderEliminar