... menos películas que libros

 
Me quedo pasmado cuando termino algo. Me quedo pasmado y desolado. Mi instinto de perfección debería impedirme acabar; debería impedirme incluso empezar. Pero me distraigo y obro. Lo que obtengo es un producto que no resulta de una aplicación de mi voluntad, sino de una concesión que ella hace de sí misma. Empiezo porque no tengo fuerza para pensar; termino porque no tengo alma para interrumpir. Este libro es mi cobardía.

[Extracto del fragmento 152 del Libro del desasosiego, de Bernardo Soares o quizás Fernando Pessoa]

No hay comentarios.:

Publicar un comentario