... My French film festival

Esta es una iniciativa super original de hacer un "festival de cine" francés en la red, abierto a cualquiera y gratis, para ver películas (hay varias bastante atractivas) y votar por ellas. No sé cómo resultará, pero por lo menos, el trailer es gracioso:



Subtítulos caseros:
"Somos malísimos en el fútbol, somos snobs, hablamos inglés con un acento espantoso, nos gusta el queso que huele mal... pero tenemos el primer festival online mundial".

... Hereafter (2010)

MÁS ALLA DE LA VIDA
de Clint Eastwood; con Cécile de France y Matt Damon.
http://www.imdb.com/title/tt1212419/
[En Box Cinemas João Pessoa]
Desde que leí que ésta no parecía una película de Clint Eastwood me preparé para encontrar realmente cualquier cosa en Hereafter, o sea, estaba con la mejor actitud para ir a ver una peli, y además bastante entusiasmada porque no soy muy fan de Clint.
Con lo que me encontré fue una especie de cuento de hadas contemporáneo y pseudomístico (mucho énfasis en lo de "pseudo"); una fábula con poca cohesión, sin moraleja, pero con final feliz. Y con todo lo mal que suena esto, no puedo decir que no me gustó. Ahora les explico los detalles:


Hereafter se encarga de tratar el tema de la muerte desde una perspectiva completamente simplista, occidental y desde lejos, pero eso no altera para nada su calidad como película. Aceptando que ése es el alcance que se le da al asunto, uno puede pasar a las tres historias que narra paralelamente, con total entrega.
Las tres historias que coquetean con la muerte -las de un hombre, una mujer y un niño-, y el modo de retratarlas podrían darle un aire Iñárritu a Eastwood (una suavísima brisa), pero el norteamericano le da vuelta completamente a la cuestión 21 gramos cuando se encarga, hacia el final, de resolvernos todo. (Y a lo largo de toda la película, también, con el tono delicado, la música amable y un poco de frialdad.)
-Atención que ahora se vienen comentarios sobre el desenlace, que pueden molestar a los que no la vieron-
Es decir, en una decisión completamente voluntaria y respetando el homenaje a Dickens que se hace en la película (explícitamente, con el personaje de Damon, y un poquito menos en el personaje Dickensiano del niño), los realizadores deciden encajar cada pieza del rompecabezas de modo que las cosas se equilibren, que la paz al final sea encontrada, y que la historia termine del modo que sólo les parece terminada a ellos, o sea feliz. Y esto no es una crítica a esa decisión, me parece completamente válida e incluso me gustó, emocionalmente y como consecuencia lógica del tono en que se tratan todas las cosas a lo largo del film.
Es que en realidad no hay nada particular que le pueda criticar a esta película, lo que no significa que me haya gustado ni lo contrario. Está en un término medio que roza la indiferencia, pero que la hace recomendable al que no la vio (es decir, vayan a verla). En pocas palabras, tiene un buen impacto estético,  primero "gusta", y luego resulta olvidable.

... The girl who played with fire (2009)

LA CHICA QUE SOÑABA CON UN FÓSFORO Y UN BIDÓN DE GASOLINA* 
de Daniel Alfredson; con Michael Nyqvist y Noomi Rapace. 
http://www.imdb.com/title/tt1216487/ 
[Alquilada en dvd]
* Título original en sueco: Flickan som lekte med elden, cuya traducción más fiel es ahora la del título en inglés: The girl who played with fire.
  
La cuestión con esta segunda parte de Millennium es sin duda que pierde en comparación con la primera (Los hombres que no amaban a las mujeres). Tal vez aquí se indaga un poco más en los personajes, pero no se agrega ningún elemento nuevo que compita con todos aquellos presentados en la primera película, que en su mayoría aquí se repiten sin mucho brillo, y algunos están ausentes.
El principal ausente, o presente pero desgastado, es el caso policial: En Los hombres..., el contrapunto ideal a ese estilo contemporáneo de la revista Millennium y su líder Blomkvist, sumado a los aires cibernético y reventado del personaje Lisbeth Salander, lo conforma un caso de desaparición y misterio clásico a lo Agatha Christie. Es en este contraste que el primer film encuentra una zona gris nueva y propia, llena de un suspenso oscuro, gótico y atemporal, donde conviven hackers con patriarcas de familias conservadoras, la investigación de escuela Poirot con la tecnología actual, y problemáticas de este siglo con aquellas del siglo pasado. Y es mi opinión que dicho espacio hace de Los hombres... una película original, entretenida, que no nos recuerda a nada ya visto y nos sumerge desde el comienzo en ese universo gris que fabrica.
Cuando en La chica que soñaba con un fósforo y un bidón de gasolina el foco se desplaza por completo a la cuestión presente y se elimina el elemento "clásico", la acción policial remite entonces a muchos otros filmes conocidos, y la trama se va llevando en forma pesada, haciéndonos perder interés. Supongo que el hecho de que aquí la problemática ronde más de cerca a nuestros protagonistas (en cuanto ellos son ahora no sólo investigadores sino también participantes-víctimas del caso en cuestión) debería sumar atractivo, por ser tales protagonistas tan originales y llamativos como lo son Blomkvist y especialmente Salander. Sin embargo, y tal vez porque esperaba eso mismo, ocurrió para mí lo contrario y me encontré viendo La chica... con mitad del entusiasmo con que descubrí Los hombres.... Puede también atribuírsele esto al cambio de director: Mientras que tenemos a Niels Arden Oplev para la primera parte de Millennium, en la segunda y la tercera dirige Daniel Alfredson. Sin embargo, no tratándose de cine de autor esa idea me suena un poco exagerada, sobre todo porque acabo de ver la tercera parte y me ha gustado bastante.

 
Para que no quede como que no es ésta una película digna de ser vista, reitero el halago a sus actores principales que hice en Los hombres..., acepto que es un producto bien hecho en su totalidad (con algunas exageraciones en el guión, pero vienen del libro, supongo); y nos recuerdo a todos la escasez de thrillers a la altura de éste, en el cine de nuestro tiempo.

... The girl with the dragon tattoo (2009)

LOS HOMBRES QUE NO AMABAN A LAS MUJERES
de Niels Arden Oplev; con Michael Nyqvist y Noomi Rapace.
Hay una maestría en dirigir películas que es difícil de abstraer para un público no experto en materia de planos, secuencias, o todo lo que sea la puesta en escena de lo que inicialmente es sólo un guión. Mucho más si se trata de representar novelas, donde hay primordialmente una estructura y un estilo que se desenvuelven literariamente, y que no están basados en tiempos cinematográficos. En ese caso particular, como audiencia no educada formalmente en cine, resulta casi milagrosa la creación de un ritmo nuevo en el relato (logrado en primer lugar con la adaptación del guión) que resulte tan efectivo como el original, la introducción de planos que impacten estéticamente recreando el sentido de un paso en la narración, elegir qué información necesita o no el espectador, y, en fin, todas esas decisiones que hacen del director alguien talentoso o no, no sólo en adaptaciones de libros.
Esto es algo logrado con creces por el director de The girl with the dragon tattoo, conocida por estos lados como Los hombres que no amaban a las mujeres (al parecer la traducción fiel a su título original sueco Män som hatar kvinnor), la cual resultó del traslado al formato cine de la novela con el mismo título. Este film constituye la primera parte de la trilogía Millennium (en libro y en película), y alcanza con solidez ese estatus de "buena película", tan complicado de atribuirse a un motivo en particular, y tan fácil de ser reconocido por el público.


Los hombres... es un thriller con todas las letras, porque su principal objetivo es captar la atención del espectador con suspenso, con una historia inteligente, con personajes cautivantes y los tres pasos del relato ejecutados a la perfección (introducción, nudo y desenlace). No hace falta mucho análisis para disfrutarla, y quienes estén apuntando al trasfondo dramático-emocional, o a algún otro aspecto por debajo de su excelente ritmo narrativo, pueden salir defraudados. La película es -insisto- un thriller, de los buenos, pero sólo eso. No hay una búsqueda más allá por parte de sus creadores, y eso hace que cierre completamente, porque no hay otras pretensiones que puedan arruinar un producto con premisas claras.
Cerrando el comentario, no les hago sinopsis del argumento porque he ahí la mejor destrozadora de thrillers, pero destaco las intensas e increíbles interpretaciones de sus actores principales (Michael Nyqvist, y la ya abrazada por Hollywood Noomi Rapace), una de las claves de la película, y uno de los motivos por los que creo que su remake yanqui (a ser lanzada este año) va a fracasar.


Nota aparte: No quise ahondar en los libros Millennium, que no tuve oportunidad de leer, pero vale destacar a su autor, Stieg Larsson, con una vida apasionante, y con ideas que se deslizan en su obra y que por momentos lo entrelazan con el personaje de Nyqvist.

Nota 2: ¡POST Nº 100!