... The tree of life (2011)

EL ARBOL DE LA VIDA - de Terrence Malick
con Brad Pitt, Jessica Chastain y Sean Penn.
[En UGC Ciné Cité Lille]
Uno de los principales desafíos de quienes hacen cine es lograr que el espectador ingrese, sin darse cuenta, al espacio que le presentan con su película. En ese sentido, por más talentoso que sea un director, siempre es necesario un mínimo de consentimiento por parte de la audiencia para entrar a ese lugar desconocido, con reglas propias, que de antemano le es ajeno. Todo esto viene a que, durante la proyección de El árbol de la vida, mucha gente de la sala que la veía conmigo empezaba a quejarse, comentar o reírse de todos los elementos atípicos que hacen de este film lo que es. Sin duda, esto sucede porque la gran mayoría va esperando determinada cosa de la pantalla, lo que me hace preguntar entonces para qué ir a ver una película nueva, si se busca algo conocido. Porque El árbol de la vida, como toda gran película, tiene un universo propio con una intensidad muy particular, que no recuerdo haber encontrado en ninguna otra (de mis preferidas o no). Sí, tiene varios agregados desconcertantes, pero completamente lógicos en el conjunto, y a lo sumo pueden dejar alguna que otra pregunta dando vueltas, lo cual la vuelve más sugerente.
Sumada a la poca disposición de la gente a un formato no muy convencional, creo que un factor importante para el disgusto de buena parte del público es la intolerancia al tipo de sensaciones que remite esta historia trascendental, que se encarga de retratar -en una de las formas más puras que he visto- la esencia misma de la vida. Es que Terrence Malick ha conseguido aquí mostrar todo aquello que es hermoso en esta tierra, todo lo que late y lo que brilla, los colores, los aromas, los detalles y, con destreza, las sensaciones que todos ellos producen a su contacto. Se trata de una experiencia completamente sensorial dosificada en escenas tremendamente identificables en nuestra historia personal, que nos hacen rebrotar la percepción de esos momentos, y parecen cuestionarnos en presente cuándo perdió uno la sensibilidad necesaria para registrar tanta exhuberancia que nos rodea. Con mano delicadísima e increíble sentido estético, Malick demuestra haber coleccionado un esplendoroso ramo de situaciones e impresiones, en secuencias de profunda y entera belleza. Y no es éste sólo un despliegue de la belleza de lo agradable, también -y sobre todo- la belleza de la angustia, de la inmensidad, la del dolor.


El argumento central -un hilo fuerte, por momentos invisible ante tanta fastuosidad cinematográfica- narra el porvenir de una familia, entre sus vínculos y sus pérdidas, moviéndose en el tiempo y focalizándose sólo en eventos aislados, de importancia emocional más que otra cosa. Sumamente resaltables aquí (Brad Pitt, no tanto) Jessica Chastain como la madre, una especie de ángel de la tierra, expresívisima y hermosa; e igualmente el niño-actor Hunter McCracken (una mezcla entre el protagonista de ET y Emile Hirsch), quien tiene como contraparte adulta un Sean Penn haciendo gestos conocidos, en una de las secciones más flojas de la película.
Hay mucho de original en cuanto al tratamiento de la historia: Aunque sabemos que determinadas circunstancias les pasan a los personajes, y la narración pareciera avanzar, también se nos destaca que en un plano más general todo se vuelve anecdótico, y que lo que subsiste son las secuelas perceptivas de los eventos. Que el tiempo del universo es otro, y que nuestra vida es un corto destello del cual podemos atrapar tantas luces como queramos. Esa es, para mí, una hazaña a nivel fílmico: manifestar el sinsentido y la plasticidad de las formas, y sin embargo mediante ellas transmitir lo que se desea; explotar al máximo la potencia visual y auditiva, y la del campo de las ideas, para trascender libre a través de ellas. (Creo que no me quedan ya más halagos para esta película.)


Si bien la presente reseña me tomó más tiempo del que hubiera querido, lo cierto es que la postergué porque por mucho que quisiera hablar al respecto de El árbol de la vida, se trata de las veces en que no hay grandes aportes para hacer sobre un film y su estupendo poder artístico se manifiesta sólo viéndolo con los sentidos despejados. Y en esta línea de ideas, elegirles un par de imágenes para ilustrar el comentario resulta una de las tareas más ridículas que puede emprenderse: Si yo antes había mencionado los hermosísimos planos de Le gamin au vélo, aquí me quedo corta para explicarles o mostrarles lo que se puede hacer con una cámara y el conocimiento sobre su entorno que parece tener Malick.
En síntesis, y para no prolongar algo que no necesita de más vueltas o explicaciones, es ésta una de las películas que más me ha impactado en todas (pero todas) mis idas al cine, y considero una muestra de valentía lo que ha hecho su director al armarla. Porque pueden interpretársele aires complicados de snobismo en su originalidad, pero es ella en esencia un producto simple, una muestra de simpatía hacia la vida, envuelta en una afirmación de todo aquello que existe y merece ser celebrado. ¡A no perdérsela en pantalla grande, apenas puedan verla!

11 comentarios:

  1. Gracias por el comentario! Al parecer la trama o argumento no es lo más conmovedor y sí en cambio la capacidad que posee de despertar sensaciones y vivencias en el espectador. Parece muy prometedora!!!

    ResponderEliminar
  2. Yo de nuevo, después de haberla visto: coincido en que es un fascinante retrato de lo sensacional de la vida. Me pasó a mi también compartirla con una platea que, decepcionada o algo parecido, murmuraba, bufaba y en algunos casos hasta abandonaba la sala.
    De todas formas un bello modo de expresar la intensidad de la vida.

    ResponderEliminar
  3. No soy de dejar mucho texto pero esta vez lo merece, es impactante ver algo que me pasa a mí en este momento, es como si me hubieran leído el pensamiento y visto mi frustración y me hallan mandado esta película para que la vea y me dé cuenta que no soy el único que le pasan estas cosas por la cabeza y que tengo que empezar a ver algunas cosas que no les doy mucho interés, hasta la historia calza en gran parte con la mía. Gracias

    ResponderEliminar
  4. Una mierda de pelicula, es para el religioso promedio.

    ResponderEliminar
  5. Juana:
    Cuánto me alegro que te gustara! Todavía la recuerdo así de impactante e intensa como decís.

    Anónimo 1: Gracias a vos por el comentario, me encanta cuando las películas se adaptan al momento que uno está viviendo, o bien uno adapta lo suyo a la obra de arte, que suele ser maleable para que uno vea lo que necesita. Suerte con lo tuyo!

    Anónimo 2: Yo creo que el religioso promedio se va de la sala de cine en la parte del dinosaurio :)

    ResponderEliminar
  6. Fui a verla anoche con una compañera de la facu y me encantó, salí de la sala completamente conmovida y a la vez bajoneada por volver al mundo real (es lo que me pasa cada vez que veo una película que me gusta jaja).
    A pesar de los constantes comentarios irrespetuosos de unas viejas sentadas atrás mío, pude conectarme con la historia e interpretarla desde mi lugar en el mundo, desde lo poco y mucho que he vivido durante mis 21 años de vida. Una profesora (de Guión, estudio cine) una vez dijo que a El Árbol de la Vida se la ama o se la odia, porque no hace más que despertar reacciones fuertes en el espectador, sean lágrimas de emoción (en mi caso) o puro desconcierto (como en el caso de las viejas: "Hay que ser muy inteligente para entender esta película").

    Muy buen post, te sigo :)
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  7. alguien cercano me dijo: fui a verla y me aburrio mortalmente, en un momento dado filman de atras y se les ve la nuca a los actores...un comentario desconcertante porque tenia expectativas sobre la pelicula, pues bien fui a verla y bueno descubri una obra maestra, jugadisima pelicula, en la sala no habian muchas personas y se fueron algunas, despues de comer sus pochoclos, justo cuando estaban los dinosaurios, mira que casualidad. Me gusto el comentario que hiciste sobre la pelicula. Chogui

    ResponderEliminar
  8. Me encantan sus comentarios y las anécdotas de cada uno al respecto!
    Por mi parte me muero de ganas de rever esta película, pero tengo miedo de perder ese impacto de la primera vez... Vamos a darle un tiempo.

    Gracias por compartir; los leo con placer.

    ResponderEliminar
  9. Mucho tiempo antes que se estrenara Tree of Life, casi un año antes, había visto el trailer por internet, y desde entonces supe que iba a amar esta película. Así fué... de hecho superó mis expectativas

    ResponderEliminar
  10. Totalmente de acuerdo, supera cualquier expectativa.

    Y por suerte se viene pronto el nuevo film de Malick!!

    http://www.imdb.com/title/tt1595656/

    ResponderEliminar
  11. Una película inolvidable!!! Esencial e imperfecta, como la vida misma....

    ResponderEliminar