... Cosmopolis (2012)

COSMOPOLIS
de David Cronenberg; con Robert Pattinson.
El otro día fui a ver Cosmópolis. Salí confundida.
Parece ser que su director, David Cronenberg, adaptó el libro homónimo (que ya era loco) a este extraño largometraje críptico, aburrido y oscuro.
Cuando digo aburrido -antes que salten indignados los snobs y/o Cronenberistas- me refiero a ese tono tibio que tienen las películas a las que no les encuentro el sentido. No es que los diálogos sean en sí mismos aburridos, ni que las escenas sean previsibles, todo lo contrario: el clima opresivo-bizarro acentúa cada detalle de la narración, de forma que no hay tibieza en la puesta en escena. Pero le falta radicalidad en las ideas: Como ejes, se muestra el sinsentido y el aislamiento de la vida del "hombre poderoso", la frialdad y lo irracional de lo moderno, el exceso de información, la locura. Pero por debajo del paseo que ofrece sobre estos temas, ¿cuál es el motor que conduce a Cosmópolis? No sabría decirlo. 

Robert Pattinson es un ser desagradable con cara de nada (el "hombre poderoso"), y Cronenberg lo utiliza así a la perfección. A su alrededor crea un clima noir retro/futurista con el cual abre tantas posibilidades, que uno se queda con ganas de más. Por su parte, los personajes secundarios son enigmáticos, pero ¿hay algo detrás? ¿Lo que parece inteligente del film, es sólo pose? ¿Sus diálogos sobrevivirían a un análisis minucioso?
El otro día fui a ver Cosmópolis y salí confundida.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario