... la felicidad

Hoy iba caminando temprano hacia mi laboratorio, con un poco de fastidio y sueño. En el trayecto me cruzo con esta especie de feria de frutas y verduras, que hay algunos días por la mañana en una plazoleta cercana a mi casa. Allí van amas de casa activas, o gente cuyo horario de trabajo les permite pasarse un buen rato discutiendo sobre el color de los duraznos o con qué verdura preparar el almuerzo del día. 


Mientras cruzaba ese espectáculo tan francés, un tanto alegre y distendido, me sentí envidiar la ligereza del plan matinal de estas personas que van de compras sin apuros, y que no se arrastran, como yo, medio dormidas a trabajar. Sin mirarles demasiado los rostros, pensé que esa gente era feliz, y pensé que yo también sería feliz si esa fuera la agenda del comienzo de mi día. 
Y en el proceso de atravesar la feria también pude imaginarme a mí misma del otro lado, con la mañana libre y comprando manzanas, mientras seguramente vería pasar a alguien que se dirige a trabajar, con una misión en la vida y un calendario lleno de cosas serias. Pensé que seguramente creería que esa persona es feliz, caminando con una dirección y un sentido, sin tener que inventarse un paseo entre verduras para ocupar su mañana. Entonces me dí cuenta de que para que esa yo imaginaria que compraba verduras tuviera razón, la yo que caminaba al trabajo debía ser feliz. Aun más, para que ambas yoes vivieran en un mundo donde hay alguien del otro lado siendo feliz, yo debía ser feliz. Sólo de esa manera sería verdad mi idea inicial de que esa gente estaba disfrutando, y en última instancia de que existe alguna versión mía que es feliz. 
En síntesis, descubrí que para que existiera en absoluto la felicidad en el mundo, yo debía ser feliz. Y fui feliz por un segundo. Después seguí arrastrándome, medio dormida, al trabajo.

3 comentarios:

  1. Uau! Un insight de esos no ocurre todos los días. Hay que disfrutarlos, aunque duren un segundo... Muy linda descripción. Me gusta esta nueva faceta! Besos.

    ResponderEliminar
  2. :) :)

    gracias Ceci! mejor sería tener un insight de estos en la playa!

    ResponderEliminar
  3. cómo es no? que siempre pensamos que la felicidad la tiene el otro!

    ResponderEliminar