... en Mar del Plata!

¡Hoy vi cubre el Festival Internacional de Cine de Mar del Plata! ¿Cómo? Durante esta semana vamos a contar con la participación especialísima de mi hermana desde la ciudad de Mar del Plata, reportando sobre algunas pelis del Festival.
Cuando me enteré que ella iba a ir, me puse a ver la lista de filmes y pude encargarle algunos para que los vea y nos diga qué tal; pero la verdad es que esa lista está poblada de títulos que desconozco. Así que, fuera de una decena de excepciones, iremos "viendo" lo que ella elija ver.

Para empezar, uno de mis primeros encargos fue el segundo film como director de Mark Webber, The End of Love. Claro que en este caso no hacía falta ninguna recomendación para mi hermana: este muchacho es el protagonista de The hottest state, que tanto ella como yo disfrutamos, así que ya estaba en sus planes.

THE END OF LOVE (2012)
de Mark Webber; con Mark Webber, su hijo y amigos.
[Sección Busco Mi Destino (BMD)]
Puntaje de nuestra corresponsal: *****


Aparentemente, un exitazo. Yo vi el trailer y ya quiero verla. Al parecer, el director+escritor+actor filmó la relación cotidiana con su pequeño hijo, introduciendo elementos de ficción pero manteniendo el elemento intimista. Si bien en la película la madre del niño ha muerto mientras que en la realidad sólo se separó de Webber, la idea parece ser borrar los límites del concepto de actuación, junto con un "uso" no explotador de la naturalidad infantil. Qué nos dice mi hermana: 
Se trata de una historia semi-autobiográfica, que logra plasmar con una sutileza poética la íntima relación entre un padre (viudo) y su hijo de dos años y medio. Casi como si no hubiera cámaras de por medio, uno se siente espiando a esta pareja en su vida cotidiana, siendo testigo de esa conexión asimbólica entre ambos. Impresiona la madurez tanto intelectual como emocional del niño, quien para su corta edad nos regala durante toda la película unos diálogos asombrosos, aunque siempre con la frescura y la inocencia de quien no distingue la realidad de la ficción; algunas charlas padre-hijo son imperdibles. Mark Webber resulta sumamente creíble en su papel de padre soltero, y al espectador le es fácil empatizar con esa mezcla de fortaleza y vulnerabilidad que transmiten sus gestos. A pesar de su ritmo lento y de su temática un tanto simple, el film nunca aburre porque desde el comienzo nos invita a ingresar en ese universo emocional que es el vínculo padre-hijo, retratado en este caso con mucho realismo pero sin perder la ternura. 
Vamos a tratar de hacer una actualización diaria, así que no dejen de visitar el blog para seguir de cerca los últimos comentarios sobre algunas películas del Festival de Mar del Plata.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario