... La espuma de los días


Son tantos los libros escritos que vale la pena leer, tantos, que seguido nos (me?) pasa no saber cómo elegir el siguiente, si imponerse algún orden lógico, o seguir el azar de la vida. En lo personal yo trato leer ciertos autores, o de respetar a veces ciertas cronologías, pero en su mayor parte los libros me sorprenden sugiriéndose de la nada en personas, en otros libros o películas, o gracias a menciones al azar.
El caso de L’écume des jours (cuya traducción literal es La espuma de los días) no es tan aleatorio porque hace ya un par de meses que la publicidad del film de Michel Gondry -segunda adaptación de la novela- pasa y re-pasa antes de las películas en el cine. Fan de Gondry como soy, después de ver este trailer por primera vez, únicamente pensé en esperar con ganas el estreno del film:


La segunda vez, en cambio, me llamo la atención lo del "d'après le chef-d'œuvre de Boris Vian" (algo así como "inspirado en la obra maestra de Boris Vian") que para mí no tenía nada de obra maestra ni de conocido; nunca había oído hablar de este libro ni de su autor. Un par de wikipedias después, me encuentro convencida de la necesidad de leer L’écume des jours. ¿Qué es esta necesidad? Si tuviera que describirla, es la impresión de que tenemos el ánimo justo para disfutarla, una sensación de que es algo que siempre habíamos buscado y que nunca habíamos visto similar. El puntapié necesario para decidir que éste es el siguiente libro que vamos a leer.
Días más tarde, con la chef-d'œuvre entre mis manos -en su edición de bolsillo de tapa azul con una flor naranja en el centro-, el placer de comenzar la primera página se presentaba más grande incluso que el prometido al ver el film. He avanzado las páginas como loca, riendo y enterneciéndome con los juegos de Vian, impulsada por el acelerador del inminente estreno de la película, que quizás pueda ver el mismísimo 24 de abril. Aunque a veces me encuentro pensando en Romain Duris y Audrey Tautou cuando Colin y Chloé son mencionados, los personajes han cobrado vida propia y entre este librito y yo ya existe una historia personal que ningún film puede cambiar.
Cuando haya terminado el libro, y seguramente sólo después de ver la película, tal vez pueda hacerles una reseña de ambos. Mientras tanto, me sigo hundiendo en la espuma.

3 comentarios:

  1. Todo muy prometedor. Gracias por tus letras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Facundo. Acabo de terminar el libro! Estoy lista para el miércoles, día del estreno.

      Eliminar
  2. Para que no crean que están locos los que leen dos veces el post:
    Corregí el color de la tapa del libro; estaba segura de que la flor de la tapa era dorada, pero de hecho es naranja :D
    (información vital)

    ResponderEliminar