... The grandmaster (2013)

de Wong Kar Wai, con Zhang Ziyi

En una escena de The grandmaster, la protagonista femenina le dice a su contraparte masculina: “ningún arte es más alto que el cielo ni más sólido que la tierra”.*
A lo primero que me remitió ante esta frase, que me encantó, es a esa liberación de sentir que nada de lo que uno pueda producir es tan importante; cuando tenemos esa idea espectacular para escribir, o aquélla inspiración única para crear un obra de arte, el no llevarla a cabo no destruirá el curso del universo ni cambiará significativamente nada. Eso resta un poco de peso a la responsabilidad del artista, que igualmente tiene la obligación de obedecer a esas ideas e inspiraciones, hasta el fin de sus días.
Pero volviendo sobre la frase, una vez terminada la película (una película bastante linda, con geniales peleas de kung fu y una historia un poco difusa) me siguió resonando porque también transmite otra verdad: que aunque el arte nos trascienda, aunque el arte sea más (duradero, ¿complejo?, abarcador) que la vida humana, éste sigue siendo mortal. En The grandmaster la protagonista se refiere a la extinción de una forma de artes marciales, y la verdad es que así como ella, mueren obras y artes constantemente, sin que el mundo colapse. Porque aunque a través de él nos conectemos con lo divino (o con el sentimiento de lo divino), aunque nos sobreviva y crezca, se perfeccione, se multiplique, el arte siempre será una creación humana. Y aunque durante nuestra vida él nos proteja de la muerte, su destino también parece ser morir.

*Es de cierta importancia aclarar que la película es china, y la frase está tomada de los subtítulos en francés, por lo tanto esta primera traducción ya debe haber cambiado el significado del dicho original. Luego, mi recuerdo de la frase puede ser incorrecto, y finalmente consideremos mi traducción francés-español. Es decir, vaya uno a saber qué dijo la actriz en la película.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario