Ya van quedando pocos de los buenos

La función del arte

Diego no conocía la mar. El padre, Santiago Kovadloff, lo llevó a descubrirla.
Viajaron al sur.
Ella, la mar, estaba más allá de los médanos, esperando.
Cuando el niño y su padre alcanzaron por fin aquellas cumbres de arena, después de mucho caminar, la mar estalló ante sus ojos. Y fue tanta la intensidad de la mar, y tanto su fulgor, que el niño quedó mudo de hermosura.
Y cuando por fin consiguió hablar, temblando, tartamudeando, pidió a su padre:
—¡Ayúdame a mirar!

https://www.goodreads.com/book/show/1073100.El_libro_de_los_abrazos

1 comentario:

  1. Con ésta me despido: "Al fin y al cabo, somos lo que hacemos para cambiar lo que somos."

    ResponderEliminar